5 Consejos para el bienestar de tu estómago

4. Salud180

El estilo de vida de una persona va a ser la traducción de todos los hábitos saludables o destructivos que esta persona lleve a cabo día tras día y que darán como resultado su bienestar (o no) diario; uno de los hábitos más saludables dentro de ese estilo de vida, es cuidar de lo que una persona come o deja de comer para mantener su salud estomacal.

En todo el mundo una de las quejas más frecuentes de las personas son los problemas gastrointestinales ocasionados por muchos factores, podrían ser ambientales, sociales, económicos, alimenticios, entre otros. Por esto te presentamos 5 consejos para que puedas cuidar muy bien de tu salud estomacal.

1. Conoce tu peso e índice de masa corporal: Controlar tu peso te permite saber si hay aumentos o disminuciones anormales en él, lo que podría indicar problemas de salud o un hábito poco saludable que corregir, identificar los cambios de peso es crucial para mantener un control sobre lo que se come y lo que no.

2. Desayuna de forma balanceada: Es cierto que un buen desayuno es la base de toda buena alimentación; desayuno rico en yogures, panes integrales y frutas frescas aportan nutrientes esenciales para darte energía durante todo el día. Desayunar es importante pues si este hábito no se tiene, el cuerpo de una persona tiende a consumir las energías que gasta por la mañana en otras partes del cuerpo lo que genera desgastes innecesarios y al final más cansancio para todo el cuerpo.

3. Respeta los cuatro tiempos de las comidas: Sí, cuatro tiempos, los expertos recomiendan comer fraccionando cada cuatro horas y evitando comer grandes cantidades de comida, sino sólo lo apropiado para saciarse. Y si eres de mucho apetito puedes completar esas horas con una fruta o algún yogurt.

4. Tómate un tiempo aparte para comer: Es nocivo y además poco productivo que realices otras tareas mientras comes, además esto puede generar pesadez en tu organismo, molestia y lentitud luego de comer; cosas que perfectamente pueden evitarse, ya que luego de comer en general la persona debe tener una sensación de placer y bienestar en lugar de sentirse adormilado o incómodo por no poder descansar.

5. No te vayas a la cama inmediatamente luego de comer: El proceso digestivo requiere su tiempo y el sueño interrumpe este proceso haciéndolo más lento, lo mismo que el proceso digestivo interrumpe el sueño haciéndolo más incómodo. Por tanto la gran recomendación es esperar un tiempo prudencial (una hora más o menos) luego de cada comida para disfrutar de un sueño tranquilo.