Ciéntificos descubren la causa de la impuntualidad

Foto cortesía: cdn.tn.com.ar

Un grupo de investigadores determinaron que el llegar tarde puede ser un efecto secundario de un tipo de personalidad.

“Existen todo tipo de desalientos y castigos por llegar tarde, y la paradoja es que llegamos tarde, incluso cuando esos castigos y consecuencias existen”, explicó Justin Kruger, psicólogo social de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York (EEUU).

Entre los rasgos principales destacan  la “falacia de la planificación”, lo cual se refiere a la tendencia a subestimar el tiempo para concluir una tarea y el ser multitarea que en cierta forma está relacionado con el primer rasgo.

Un estudio de 2003 dirigido por Jeff Conte de la Universidad Estatal de San Diego (EEUU), reveló que de los 181 operadores del metro de la ciudad de Nueva York, los que, llegaban más tarde a su trabajo eran los que preferían la multitarea.

En lo que se refiere a los dos tipos de personalidades, existen las personas de tipo A altamente orientadas a los logros son más propensos a ser puntuales y los de tipo B que suelen ser más tranquilos y relajados. Mientras que para los primeros  un minuto transcurría en 58 segundos, para las otras un minuto pasaba en 77 segundos.