Ahora podrás saber qué dice el llanto de los bebés

Foto cortesía: Vanguardia

Al buscar en el 2016 una aplicación que tradujera el llanto de los bebés, Ana Laguna Pradas solo se topó con una app china que no funcionaba correctamente, por lo que ella misma tuvo la iniciativa de inventarla ella misma.

“Había trabajado en traducción automática, y el llanto del bebé no deja de ser otro medio de comunicación oral. Además, si Jane Goodall comprende el lenguaje de los chimpancés, ¿por qué no intentar traducir las necesidades de un recién nacido con un algoritmo?”, aseguró la científica de datos en BBVA Data&Analytics.

Sin embargo, por falta de datos y de buenas etiquetas, Laguna acabó dividiendo su base de datos en solo dos opciones: hambre y no hambre. La pretensión inicial de acertar con más tipos de lloro quedó aparcada.