El servicio y la ayuda corren por la sangre de cada canadiense

Canada
 Solidarity Concept

Parte del código genético de los canadienses esta la solidaridad, la generosidad y la cooperación. Esto se puede ver en que hace más de un siglo los proyectos de voluntariado se han convertido en correa transmisora de valores arraigados a su espíritu, bajo la convicción de que cada canadiense puede serle útil a otra persona, en algún momento de la vida.

Actualmente hay 29 voluntarios repartidos en distintas partes de Colombia, trabajando en temas de ecoturismo, políticas públicas, derechos humanos o educación ambiental, entre otros. Diana Muñoz, analista en temas de desarrollo de la embajada canadiense en Bogotá, explica que en el país norteamericano existe una creencia de que «uno también tiene que compartir con otros el conocimiento y lo que la vida le ha dado. Entonces muchos ofrecen su tiempo de voluntariado de manera gratuita. Como algunos jubilados, ya están recibiendo una pensión y no cobran por su trabajo, se les da un pequeño estipendio para poder quedarse y la organización receptora se encarga de la manutención, pero eso es todo».

Diana Muñoz afirma que anualmente el Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá abre convocatorias en las que participan tanto ciudadanos con ánimo de viajar a otro país, como organizaciones con programas de voluntarios interesados en trabajar en países en vías de desarrollo.